Sidebar

19
09. 2018

Brasil teme ataques de “lobos solitarios” durante los Juegos Olímpicos

EccoData
Tipografia

Marcados por el peligro del zika y por el enorme coste financiero, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 suman ahora también la amenaza de los lobos solitarios.

Según explica el diario El País, la posibilidad de un ataque de este tipo sería mucho mayor que la de uno organizado por Estado Islámico directamente, según un informe de los servicios de inteligencia que sostiene que los atentados de gran complejidad logística no serían una amenaza para Brasil.

"Una de las mayores preocupaciones gubernamentales está en e l seguimiento de la radicalización de individuos alineados ideológicamente con el Estado Islámico", señala el documento.

Agentes de 50 países

Los Juegos comienzan el 5 de agosto y Río espera la llegada de hasta 600.000 visitantes extranjeros, razón por la que Brasil está compartiendo datos de inteligencia, realizando ensayos de seguridad y estableciendo instalaciones conjuntas.

Además de un centro policial en el que oficiales de unos 50 países ayudarán a supervisar la seguridad en la cita olímpica, Brasil operará también un centro antiterrorista con expertos de naciones como Estados Unidos, Reino Unido, Francia y España.

"Tendremos allí a personas de todo el mundo para compartir mejor la información y aconsejarse unos a otros en sus áreas respectivas de conocimiento", dijo Andrei Rodrigues, un inspector de la policía que dirige un secretariado especial del Gobierno federal establecido para la seguridad durante la celebración de grandes eventos.

Ya han comenzado las amenazas

Por otro lado, el viernes la aerolínea Avianca lanzó un comunicado interno para prevenir la entrada en el país de un ex preso de Guantánamo, sospechoso de tener vínculos con Al Qaeda.

Además, la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) también denunció haber descubierto un canal en portugés de comunicación entre terroristas usando la aplicación Telegram.

ABIN ya constató, a su vez, la existencia de una red de tráfico de personas, algunas de las cuales tendrían vínculos con terroristas en Medio Oriente. Incluso divulgó la existencia de brasileños "altamente radicalizados".

Fuente: Elpais.es