Sidebar

20
10. 2018

Brasil militariza nuevamente sus fronteras

Política
Tipografia

El Operativo Frontera Sur 2015, que involucra a militares y otros organismos de seguridad del Brasil, ya está en marcha. El objetivo es reforzar los controles en zonas fronterizas con el fin de combatir los casos de tráficos de drogas, armas, contrabando y otros delitos trasnacionales.

El Operativo Frontera Sur 2015, que involucra a militares y otros organismos de seguridad del Brasil, ya está en marcha. El objetivo es reforzar los controles en zonas fronterizas con el fin de combatir los casos de tráficos de drogas, armas, contrabando y otros delitos trasnacionales.

 

La acción se despliega en los estados de Paraná, Santa Catarina y Río Grande do Sul. En el caso de la frontera con Paraguay y que afecta al departamento del Alto Paraná, los militares están diseminados desde la cabecera del Puente de la Amistad hasta las principales rutas de Foz de Yguazú y la región, además de caminos vecinales.

Las informaciones del 34º Batallón de Infantería Mecanizada (BIM) dan cuenta de que el operativo no tiene un plazo de conclusión y se sumaron 150 militares a los demás agentes del orden público que ya prestaban servicios en la vecina ciudad fronteriza.

Los automovilistas, motociclistas e inclusive peatones pasan por los controles que realizan los militares y agentes de la Policía Federal. La revisión pasa por mercaderías, documentos personales y rodados.

De acuerdo a medios de prensa del Brasil, el comandante Agenor de Lima Junior, el operativo Frontera Sur 2015 sirve de apoyo a la seguridad pública de la región mediante los bloqueos y controles que hacen en las principales rutas y caminos vecinales. La tarea de los militares y policías también se extiende en la frontera con Argentina.

El procedimiento de control realizado por militares y policías brasileños afecta negativamente a la actividad comercial en Ciudad del Este, que tiene un considerable bajón y derivó en el cierre de varias tiendas y el despido de miles de trabajadores.

Algunos grupos de turistas realizan sus compras en la zona, pero la presencia de militares con armas largas, tanquetas y todo despliegue bélico desalienta a cualquier visitante, según dijeron los comerciantes esteños.

Fuente: UH