mar. Sep 17th, 2019

Hay preocupación en el Gobierno Nacional por la negativa a vender soja.

Qué harán los productores con los 26 millones de toneladas de soja que guardan en silobolsa

Representan unos 9.000 millones de dólares. Expectativa por la liquidación de divisas en un nuevo escenario de controles de cambio y plazos más cortos para los exportadores.

Se calcula que en el campo hay guardados entre 20 y 26 millones de toneladas de soja, equivalentes, a precios actuales, a unos 8 a 9.000 millones de dólares. Los dueños de esos granos no tienen obligación de venderlos. No les corren los nuevos tiempos para liquidación de divisas, que desde la semana pasada se fijaron en apenas cinco días hábiles después del cobro o 180 días después del permiso de embarque (o 15 días para las commodities), de acuerdo con las nuevas reglas del Banco Central. Pese a todo, el productor vende la soja cuando lo considera oportuno. Los plazos de liquidación son para los exportadores.

Como sea, el Gobierno nacional y los mercados se preguntan qué harán los sojeros con su soja. Cómo se desarrolle lo que resta del año, en términos económicos y financieros, dependerá​, en buena medida de una decisión simple: si los sojeros venden o no sus granos.

El lugar común que se escucha en estos días dice que el producto entiende más de soja que de finanzas, y por ende prefiere ahorrar en lo que conoce. Aún a riesgo de una reconfiguración drástica del escenario.

Esa descripción del producto medio (no de las grandes firmas que operan en el país, desde ya) lo suscribe Ricardo Baccarin, conocido trader de granos. “El grueso de los productores tiene la soja en silo bolsa, en instalaciones de acopiadores, la entregó como mercadería a fijar precio… Hay que entender el comportamiento del productor que prefiere quedarse con la soja en lugar de transformarla en pesos primero y en dólares después. Con este cepo nuevo, los productores se van a sentar en el silo bolsa, teniendo en cuenta que las explotaciones unipersonales no existen, es decir, ni siquiera tienen la posibilidad, como “personas humanas” de comprar 10.000 dólares por mes. Les resulta ciencia ficción sumergirse en el mundo del Contado con Liquidación o en girar legalmente dólares a una cuenta en el exterior.

– ¿Entienden que una vez terminada la siembra, hacia fin de año, y dadas las necesidades fiscales, lo más probable es que les apliquen una suba a las retenciones?

– Lo saben, pero igual consideran que ellos entienden de granos, y saben que son los más eficientes productores del mundo y que van a seguir haciéndolo de la mejor manera posible. Creen en la soja más que en el dólar y obviamente más que en el peso. ¿En qué piensan? En que están en algo que entienden, producir granos, y en ello se refugian.

– ¿Qué se puede esperar para estos meses? ¿Incrementarán las liquidaciones, dado el atractivo del dólar a casi 60 pesos y que por ahora no les tocaron las retenciones?

– Van a vender soja en septiembre y octubre porque están sembrando maíz y soja de primera. Además en poco tiempo empieza la cosecha de trigo del norte y tienen que pagar las labores. Vamos a tener entre octubre y diciembre un pico de liquidación.

El consultor Pablo Adreani, titular de la firma Agripac, subrayó que en agosto se liquidaron 2.266 millones de dólares, un valor muy alto si se considera que se hizo en el mes de las PASO. “Vendieron para cubrir gastos de cosecha y de la nueva siembra”. Adreani acepta que el productor no maximiza la eficiencia de la cosecha con un enfoque financiero. “Tienen dos cosechas en el silo, es el peor negocio financiero que podrían hacer”, enfatiza, al tiempo que insiste en que los productores deberían empezar a mirar las alternativas que les ofrece el mercado de capitales. “Yo como consultor les digo que vendan y se hagan de dólares”.

Gustavo Idígoras, presidente de CIARA-CEC, señala: “Es una cuestión de idiosincracia, el productor refugia su capital en el silo bolsa, es su caja de seguridad, así como el ahorrista sacó los dólares del banco y los llevó a su caja de seguridad. No ven como una alternativa transformar la soja en algo más líquido, aunque temen que la situación cambiaria podría empeorar, por eso prefieren guardar soja y maiz en el campo”. Para las cerealeras es una situación complicada: “Tenemos agendados el ingreso de 120 barcos para entrar a puerto y cargar una mercadería que aún no fue comprada”.

¿Qué dicen los números? Entre enero y agosto el agro liquidó divisas por 15.238 millones de dólares. El promedio de liquidaciones anuales de los últimos seis años (2013 a 2018) fue de US$ 22.100 millones. De modo que podría esperarse que de acá a fin de año las cerealeras liquiden unos 6.000 millones de dólares.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política